Gran ambiente en Sant Joan, ayer con motivo del Teental Festival Music, el mercadillo y la procesión del Domingo de Ramos. VICENT MARÍ

Sant Joan, 24 de Marzo 2013                              Doce horas de música en directo

Domingo de ramos y rock&roll

El Teental Festival, doce horas de música en directo, coincide en Sant Joan con el mercadillo dominical y con la procesión de la borriquilla

El Teental Festival, una iniciativa de Saigo Dicenta, fue un éxito. El tiempo acompañó y residentes y turistas disfrutaron ayer con la actuación de 20 grupos de estilos variados, como pop, rock, cumbia, jazz o reggae, algunos con fusiones con instrumentos orientales. En Sant Joan se vieron rastafaris y ´hippies´ junto a los mayores del pueblo, que llevaban los tradicionales ramos de la procesión de la borriquilla.

RAÚL SÁNCHEZ | SANT JOAN Curiosa combinación la que se vio ayer en Sant Joan. Mientras muchas personas, sobre todo mayores del pueblo como Lina y Margalida, paseaban orgullosas con los ramos de la popular procesión de la borriquilla, el comienzo oficioso de la Semana Santa, otras disfrutaban de los acordes musicales en recuerdo de leyendas del reggae, del pop o del del rock&roll como Bob Marley, Supertramp o Pink Floyd, entre muchos otros.

El tiempo acompañó y el Teental Festival Music, combinado con el mercadillo dominical, fue un éxito. La idea del polifacético Saigo Dicenta caló entre los residentes de la zona y de otros municipios, que disfrutaron de doce horas ininterrumpidas de música en directo, de diez de la mañana a diez de la noche. Y, por supuesto, en el comienzo de la primavera no podía faltar la presencia de los viajeros del Imserso. «¿Es muy hippie, no?», preguntaban con sorpresa Alicia y Jesús, un matrimonio de Madrid que acabó su ruta turística de ayer, por casualidades del destino, en Sant Joan.

La mañana comenzó con ritmos tranquilos, con Daniel Donaire y Sincronía. La música no se detuvo ni siquiera durante la procesión, pero Dicenta, que no paró en todo el día para que todo saliese como estaba previsto, solicitó a la violonchelista Mary Bland que tocase dentro del bar. A mediodía, una vez que los ramos empezaban a desaparecer de las calles de Sant Joan, los decibelios fueron en aumento con los acordes de Devanagari. Las fusiones de música india, flamenco, cumbia, funk y casi todos los estilos imagibles se sucedieron. Estaba previsto que pasasen 20 grupos o artistas por los dos escenarios de la plaza.

«¡Siempre reggae!»
«Tenía que haber más fiestas de este tipo», comentaron antes de salir a escena el percusionista belga Truyens Fainid Nico, Mateo, y el nigeriano Jahbless, cantante del grupo del mismo nombre. «¡Siempre reggae!», bromeó Jahbless, ataviado con la más pura estética rastafari. La fusión de ropas coloridas y originales con la solemnidad de la procesión resultó ciertamente llamativa. Pero los que más se sorprendieron con el incremento de visitantes respecto a otros domingos fueron los vendedores del mercadillo, como la valenciana Marga, que no paraba de despachar zumos de naranja, o la italiana Greta, que probó suerte, por primera vez, con sus crescioni, piadinas y tigenes.

«Es el mercado con más ambiente de la isla», destacó el belga Frederic. «Sí, hay más gente», ratificó la rumana Ana, que ofrecía a los visitantes la miel de las colmenas de su marido, el apicultor Emery. «Esperaba más música», lamentó por su parte José Luis, que se desplazó desde Jesús y se quedó sin escuchar ni una sola canción, ya que solo pudo estar una hora, durante la procesión.

«Hemos florecido con la primavera», comentó el organizador, satisfecho con el resultado de su iniciativa, un homenaje a la recién estrenada estación. En cuanto al nombre del evento, Dicenta aclaró que teental significa ritmo en sánscrito. «Es una celebración para el pueblo y un homenaje para mi profesor de percusión de La India», concluyó.

Diario de Ibiza, 25 de Marzo de 2013

 

 

 

 

Esteban Cabezos, Saigo Dicenta y Jon Michell. TEENTAL

Sant Joan, 24 de Marzo 2013

Sant Joan celebra la primavera con 12 horas de música del mundo

Un total de 70 músicos participan mañana en el Teental Festival de las 10 de la mañana a las 10 de la noche A las 14 horas se servirá una paella

F. DE L. | IBIZA Un total de 70 músicos y 21 grupos de la isla, de todos los estilos, darán vida a la primavera mañana domingo en Sant Joan en el Teental Festival Musical. Serán 12 horas de música sin parar con un solo paréntesis, sobre las 11.30 horas, para dejar paso, y en señal de respeto, a la procesión del Domingo de Ramos

Saigo Dicenta, organizador del festival junto a la comisión de fiestas de Sant Joan, que preside Vicente Torres Colomar, explicaba ayer, mientras comenzaba el montaje del escenario, que la idea surgió como una forma de hacerle un regalo al mercado de productos locales: «Durante todo el invierno, los comerciantes del mercado han contratado a músicos para animar las mañanas de los domingos, y los músicos queremos ahora devolverles ese apoyo regalándoles este festival». «También es una forma de celebrar la primavera y de despedir este invierno tan activo y de buen rollo que hemos tenido –continúa Dicenta–. En Sant Joan hemos decidido apostar por Ibiza en invierno, por la gente de aquí, los productos de aquí y la música de aquí y hemos tenido un invierno muy entretenido y muy humano».

En el programa del festival, que comienza a las 10 de la mañana y se prolongará hasta las 10 de la noche, hay músicos de todos los estilos, desde música clásica, a new age, flamenco, reggae, folk, rock, jazz, música india, cumbia, funk... además de danza y performances. En el cartel hay nombres como Jahbless, Marta Colomar, Erisalsa, Fletxa Negra, Nima, Jon Michell Band, Souldrummers, Muriel Grossmann o Max Ben. Para que la música no pare habrá un escenario doble y mientras en uno estarán tocando en el otro, tapado por cortinas, montarán el siguiente espectáculo.

Sobre las 14.30 horas se servirá una paella para entre 350 y 400 personas al precio de 10 euros, con bebida, pan y postre, que será preparada por el chef Jesús, del restaurante S´Esmorzar de Vila. Todo lo que se recaude de la paella y las barras irá destinado a la comisión para invertirlo en las próximas fiestas patronales de Sant Joan, en el mes de junio.

Dicenta recordó ayer que todos los músicos participan de forma desinteresada: «La respuesta ha sido increíble, inmediata. Todos los músicos que han tocado alguna vez en el mercadillo y algunos más se han ofrecido a participar de forma instantánea».

Además lanzó un pronóstico del tiempo: «Desde que empezó el mercadillo en el mes de octubre todos los domingos ha hecho buen tiempo en Sant Joan, así que estoy seguro de que se cumplirá la tradición y disfrutaremos otra vez de un domingo de mercadillo y música despejado», terminó Dicenta.

Diario de Ibiza, 23 de Marzo de 2013

 

 

 


El mercadillo abrió ayer por peimera vez en invierno en la plaza de Sant Joan. VICENT MARÍ

Sant Joan, 18 Nov. 2012 Artesanía

Mañanas de mercadillo en Labritja

Sant Joan inaugura su rastrillo artesanal de invierno, que acogerá la plaza del pueblo todos los domingos
Música de chelo, una meteorología incierta y varias botellas de vino inauguraron ayer el mercadillo de invierno de Sant Joan, que abrirá todas las mañanas de los domingos de los próximos meses en la plaza del pueblo, donde los organizadores esperan que, en las semanas más próximas a Navidad, se concentren hasta 40 artesanos y vendedores.

MARTA TORRES | SANT JOAN   Rebeca Giralt, extremeña, saca de un cuenco trocitos de pan para que los que se acerquen a su puesto del mercadillo de invierno de Sant Joan puedan probar el aceite que vende. Extremeño, como ella. Igual que el pimentón de la Vera, la miel, guardada en grandes botes, de la que es una firme defensora, como se apresura a firmar a todo el que se acerca. «Yo no tomo azúcar, solo miel», señala. Asu lado, sentada en los escalones de la plaza del pueblo, que acogerá este mercadillo cada domingo, Ana Inisterra se lía un cigarrillo tras colocar en la mesa sus originales cestos payeses, decorados con telas y lentejuelas. Es el primer día y no hay mucha gente, pero Ana confía que en las próximas semanas mejorará. «Se animará, la gente va al mercadillo de Cala Llenya, ya puestos, no le costará nada pasar por aquí también si está de excursión», reflexiona.

Saigo Dicenta, impulsor de la iniciativa, charla con el alcalde de Sant Joan, Antoni Marí, Carraca, que asiste al pequeño almuerzo de inauguración. «No hay que quererlo hacer todo el primer día», comenta mientras Saigo asiente. Está convencido de que irá bien. Él, uno de los artesanos del mercadillo de los viernes que se celebraba en verano, propuso mantener este pequeño rastro en invierno. «La respuesta de los demás fue muy buena», explica frente a su puesto de música, yoga y otros objetos, después de acabar de enchufar los cables del escenario. «La música será muy importante», comenta mirando a Maria Bland, que toca el chelo. En unos momentos él mismo subirá a escena, con Klaus y Michael, para una sesión de jazz que casi se alargará hasta la hora del cierre, alrededor de las dos de la tarde, si no llueve antes. Precisamente la fuerte tormenta de la noche antes ha espantado a algunos de los vendedores de muebles antiguos que debían estar en ese momento en la plaza. «Así como pasen las semanas iremos siendo más», apunta el impulsor de la iniciativa, que calcula que en las semanas cercanas a las fiestas de Navidad una cuarentena de artesanos poblarán la plaza los domingos por la mañana, también algunos vendedores de objetos de segunda mano. «Solo ponemos una condición, que los puestos sean cucos y que no haya electrodomésticos grandes», matiza. Eugenio Llerena y su hija, Daniela, han dudado antes de acudir al mercadillo. «Llovía, pero hemos visto que salía el sol, he salido a coger unas mandarinas y nos hemos venido», explica Eugenio, que vende también melones y huevos. La mañana se le está dando bien.

Jonathan Zevi, carpintero israelí, expone en su puesto sus piezas de madera mientras su mujer, sentada a su lado, busca conexión a internet. Junto a ellos está Dafna Nir, también de Israel, que vende pequeños bolsos que elabora con cuero. Ella misma lleva uno, en tonos tierra, que tiene enrollado en una rodilla. Era habitual de Cala Llenya, pero el ambiente empezó a agobiarla y decidió mudarse a Sant Joan los domingos. Inma Fuertes ofrece probar sus mermeladas a todo el que se acerca. Eso sí, para cuando alguien degusta la de guindilla, la última que ha salido de su cocina, tiene preparada una cucharilla con una porción de alguna de las dulces para mitigar el picante. Esta mañana, sin embargo, los que la prueban prefieren matar el picor con una de las copas de vino blanco de la inauguración.

Diario de Ibiza, 19 de Noviembre de 2012

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Libro de visitas

Todavía no hay comentarios.
Introduce el código.
* Campos obligatorios
Por favor, tenga en cuenta que el contenido de este formulario no está encriptado