FIESTA DE SAN ISIDRO EN SAN JOSÈ, SE CELEBRA EL 3º DOMINGO DE MAYO

 

 

 

 

Los payeses ibicencos honran a Sant

 

 

Isidre, el patrón del campo

 

 

El mundo de la payesía ibicenca no faltó ayer a su cita anual con su patrón, Sant Isidre. Cientos de personas se acercaron a Sant Josep para echar un vistazo y gastarse algún dinero en los numerosos tenderetes apostados en la calle principal del pueblo en una jornada en la que reinó el buen tiempo.    Los alimentos ecológicos de las fincas de Es Senalló, los ya famosos mini cactus de los responsables de Lombribiza o la miel hecha en Ibiza fueron algunos de los productos que se ofrecieron durante todo el día de ayer. Tampoco faltaron la gente de Fluxà, los planteles ecológicos de Es Fameliars y la exhibición de animales de las razas autóctonas pitiusas, como conejos, cerdos negros, cabras y ovejas.    Además, la muestra de maquinaria agrícola tampoco faltó de la mano de la Cooperativa Agrícola de Sant Antoni, así como los artesanos, que estuvieron resguardados del sol bajo junto al porche de la iglesia.    Al atardecer fue el turno de los esperados carros, que desfilaron por las calle principal del pueblo antes de que se celebrara la misa. En total hubo 21 carros, cinco de ellos cabriols tirados por ponis además de dos chicas a caballo.     Después de la eucaristía fue el turno del ball pagès a cargo del Grup Folklòric de Sant Josep de sa Talaia, organizadores de los eventos celebrados por la festividad de Sant Isidre que ya se iniciaron el domingo 14 de mayo con la conferencia ‘La vuelta en mundo en 80 panes’ en el centro cultural de Can Jeroni por Ibán Yarza.       Fotos: JAUME RIERA / MARCELO SASTRE    -    Periodico de Ibiza, 22 de mayo 2017

Sant Josep, 17 de Mayo de 2015       Dani Manau | Eivissa

Tributo al campo en Sant Josep

Sant Josep celebró ayer por todo lo grande la festividad de Sant Isidre, patrón del campo, por lo que la jornada se convirtió en un multitudinario y colorido homenaje a las tradiciones rurales en una jornada en la que el tiempo fue espléndido

A lo largo de la principal vía de la localidad y en los aledaños de la iglesia se dispusieron durante todo el día una gran cantidad de puestos que ofrecían todo tipo de productos de la tierra: artesanías, alimentos, de producción local, equipamiento para la agricultura y un sinfín de ancestrales oficios, como el de elaborar espardenyes, castanyoles osenallons de esparto...

El desfile de carros constituyó una vez más el principal atractivo de la jornada. JUAN A. RIERA

Sant Josep, 24 de Mayo de 2014                                  Fiestas

Sant Josep se vuelca con Sant Isidre

Cientos de personas llenan el casco urbano tras aplazarse el programa festivo la semana pasada

Residentes y turistas disfrutaron ayer de la decimoquinta edición de las populares fiestas de Sant Isidre, a las que este año han parecido perseguir las nubes con verdadera insistencia. Tras ser anuladas el domingo pasado, ayer terminó desarrollándose el programa de actos con éxito de público.

JOAN LLUÍS FERRER | SANT JOSEP Sant Josep celebró ayer, con una semana de retraso por culpa del aplazamiento impuesto por el mal tiempo reinante el pasado domingo, su tradicional fiesta de Sant Isidre, convertida ya en la principal convocatoria festiva de la localidad de sa Talaia.     Ya por la mañana se habían instalado en la calle principal del pueblo decenas de tenderetes de artesanías, productos naturales y todo tipo de mercancías autóctonas, desde hierbas ibicencas caseras hasta alimentos elaborados con algarroba o dulces musulmanes. La exposición de maquinaria agrícola atrajo también a gran número de personas, interesadas en conocer las últimas novedades en tractores, motocultores o segadoras........

Los carros pasan por la calle principal de Sant Josep. J. A. RIERA
Sant Josep, 20 de Mayo 2012                              Desfile

San Isidro se viste de payés en Sant Josep

 

El desfile de carros centra la atención de una de las fiestas más tradicionales de los payeses de la isla

Quince carros de barana, varios caballos, cabriolés y hasta una calesa desfilaron ayer por las calles de Sant Josep para celebrar la fiesta en homenaje a San Isidro, el patrón de los payeses.

 
 

RAÚL SÁNCHEZ | SANT JOSEP El desfile de los carros tradicionales centró la atención de la fiesta de San Isidro, celebrada ayer en Sant Josep (en realidad el día del santo es el 15 de mayo). Los que más llamaron la atención a las decenas de personas que se concentraron en la calle principal del pueblo fueron los cabriolés (carritos pequeños), sobre todo dos, uno tirado por un poni y otro por el burrito Perico, dirigido por Antonio Vargas, cuyo cabalgar despertó más de una sonrisa.

El desfile comenzó a las siete y cinco de la tarde y los carros, repletos de payeses ataviados con sus trajes tradicionales, dieron tres vueltas al pueblo, una más que otros años. Una calesa ´se infiltró´ entre los 14 carros de barana que se desplazaron hasta Sant Josep. Seis cabriolés y once caballos cerraron la comitiva, la mitad montados por jóvenes amazonas de una escuela de equitación.

«Somos aficionados al carro, llevamos casi 20 años participando en fiestas tradicionales», comentó antes del desfile, en la concentración de carreters junto al cementerio de Sant Josep, Vicente Prats de Sant Jordi, propietario de la yegua Chaquira. «Como la cantante», bromeó Prats.

Una hora antes del desfile el cielo se nubló y comenzó a llover, aunque apenas duró cinco minutos, por lo que la fiesta se celebró con normalidad. Juan Ferrer, de Santa Eulària, preparaba el carro del que luego iba a tirar Milord, un caballo de 13 años de pura raza menorquina. A su lado esperaban Bartolo Marí, de la colla de Sant Josep, y su hijo Pau, de cinco años, para subir a uno de los carruajes. Muy cerca, el sevillano afincado en Ibiza Antonio Vargas se mostraba preocupado porque se le había pinchado una rueda del cabriolé. Finalmente, el problema se solucionó y el burro Perico pudo tirar del carro.

Mientras tanto, en los soportales de la iglesia los artesanos ofrecían muestras de la cultura tradicional de la isla. Los turistas se sorprendieron observando cómo se hacen los senallons, los mantonets, las espardenyes o los catrets, unos bancos pequeños que utilizaban antiguamente las mujeres para sentarse en la iglesia, según explicó Pep Isidro Ramis, de la asociación de artesanos. A las 19.40 horas las campanas tocaron a misa.

Después estaban previstas actuaciones de ball pagès y degustación de bunyols y vi pagès.

 

Diario de Ibiza, 21 de Mayo de 2012

 

 

 

 

 

 

Perla encabeza el desfile de carros guiada por Xicu, a su lado, Esperança. JUAN A. RIERA

Sant Josep, 15 Mayo 2011

La yegua Perla guía a Sant Isidre

 

Centenares de personas asisten al desfile de carros por Sant Josep, en el que participan una veintena de animales

El sol cae a plomo en Sant Josep, pero centenares de personas parecen ignorarlo. Sobre todo aquellos que, prestos, han conseguido los mejores sitios del centro del pueblo para ver el desfile de carros que, en unos minutos, ocupará la carretera. Madres y abuelas intentan calmar a los niños, deseosos ya de escuchar el alegre tamboreo de los cascos de caballos, burros y ponis.

 
 

SANT JOSEP | MARTA TORRES La carretera permanece vacía y los que no defienden su posición con vistas al desfile con el que Sant Josep celebra la fiesta de Sant Isidre se entretienen en el mercadillo artesanal. Maria, de seis años, consigue que su abuela le compre una diadema de flores; Estela, turista belga, quiere un sombrero para que el sol no le dé en la cara, y Amelia, de Tudela, se entretiene con la balanza antigua en la que pesan limones y patatas en uno de los puestos. «¡Jordi! ¡No le pegues a la jaula!», gritan unos padres para mitigar la emoción de su hijo al ver a los conejos de la exposición de razas autóctónas, de la que son estrellas indiscutibles los cachorros de ca eivissenc que corretean y juegan junto a su madre. Maria y Pere, de cinco y siete años, no pueden dejar de mirar a las ovejas. «¿Por qué no se separan?», pregunta Maria al ver a los animales tan juntos que parecen una enorme bola de pelo con varias cabezas. «Porque se quieren mucho», contesta su madre encogiéndose de hombros.

El pueblo se revoluciona cuando, a lo lejos, se escucha el sonido de las ruedas y los caballos. Centenares de personas agolpadas junto a la carretera principal. Los niños se olvidan de las razas autóctonas y hasta de los tractores sobre los que montaban hace apenas unos segundos y los adultos dejan de interesarse por la maquinaria agrícola y los oficios tradicionales.

Perla, una yegua gris de crin blanca, a juego con los largos mechones de las patas, encabeza el desfile con paso calmado. Ni siquiera los ladridos de un chow-chow desde el balcón de un primer piso la despistan. Los 19 equinos restantes (16 tirando de carros y tres montados por jinetes) le siguen el ritmo. Al menos durante la primera vuelta al pueblo. En equilibrio sobre un murete, una mujer vestida de pagesa fotografía con una cámara de gran objetivo a los que van montados en los carros. Todos aplauden y ríen al ver al poni bicolor y el pequeño burrito negro que cierran la hilera de carros. Para compensar su tamaño van casi al trote, ganándose la simpatía de los que pasan la tarde de domingo en Sant Josep. La ruta, que hace varios recorridos diferentes, despista a los asistentes. «¡Ahora salen por allí!», grita Juanjo a su grupo de amigos, que corren a esperar a los animales, que pasan hasta en cuatro ocasiones por delante de la iglesia hasta detenerse para dejar que bajen los balladors y sonadors que, más tarde, tras la misa y la procesión, bailarán en la plaza del pueblo.

Perla es la primera en parar. De ella baja Esperança, vestida de pagesa, con su hijo Gabriel, al que lleva en brazos. «Le gustan mucho los caballos», asegura mientras Xicu, quien conduce el carro, espera para poder guiarlo hasta casa. De otro de los carros baja, con su traje de ballador y el pie enyesado, el concejal de fiestas, Albert Marí. «Me lo hice en la fiesta de Cas Costas, en Sant Jordi, la presidenta de la colla me sacó a bailar y me rompí el tendón de Aquiles», comenta ayudándose de las muletas para llegar a la iglesia, donde en breve comenzará la misa en honor a Sant Isidre. Las campanas anuncian el oficio religioso mientras algunos de los carros se concentran junto al cementerio para regresar a casa. Los que viven cerca, enfilan ya la carretera de Sant Josep.

Diario de Ibiza, 16 de Mayo de 2011

Libro de visitas

Todavía no hay comentarios.
Introduce el código.
* Campos obligatorios

 

 

Jaume Riera      Telf - Wassap  675 86 76 89

 

primeresfotos@hotmail.com    -   eivissarural@hotmail.com