TORRES DE  DEFENSA DE IBIZA Y FORMENTERA

Las torres de defensa se construyeron alrededor de toda la isla con el fin de vigilar la aparición de naves de piratas sarracenos, que se dedicaban a asolar y saquear los poblados de toda la costa del Mediterráneo. Cuando eran divisadas durante el día se anunciaba su presencia mediante nubes de humo y si era por la noche mediante hogueras. Inmediatamente los habitantes se refugiaban con sus enseres en los bosques o en las iglesias fortificadas. Como se podrá observar por las mencionadas torres, la isla se convirtió durante siglos en una fortaleza de occidente contra el mundo islámico

TORRE DE SES PORTES - Sant Josep de Sa Talaia - Ibiza - Eivissa

Esta torre de defensa sita en la punta del mismo nombre se cree que fue construida en el siglo XVI, según la referencia escrita que consta en el manuscrito de Vicent Nicolau, datado en 1620, del cual se aprovechó el padre capuchino Cayetano de Mallorca, autor de la Resumpta Historica publicada por el Ayuntamiento de Eivissa el 1751 y que se transcribe de la siguiente manera en ell libro 'Torres y piratas en las islas Pitiusas' de Eduardo J. Posadas López: " Es muy cómoda la punta o cabo que le está al lado que llaman Punta de las Puertas, llamada así porque en el faro que hay entre la isla de Ibiza y Formentera yacen tres isletas, que son tres pasaderas que llaman puertas. En este sitio había antiguamente una muy útil almadraba que se abandonó por haber muerto los operarios que trabajaban en ella y no se pudo restablecer por no encontrarse número de personas con la habilidad que se requiere para el intento. Por eso se construyó en ese puesto una torre con suficiente artillería para defensa de la pesca, que habiéndose abandonado ésta, quedó aquella inútil. El Rey nuestro Sr., que Dios guarde, ha mandado reedificarla y con la que se ha construído de nuevo en la isla del Espalmador junto a Formentera, cruzándose los fuegos, queda asegurado el faro y defendido contra los argelinos y corsarios".

La torre de ses Portes, que con la torre des Ram, configuran el extremo sur de la isla, fue construida en 1750 y armada con tres cañones. Militarmente fue abandonada en el siglo XIX. En su estadio final se trata de una estructura de cuerpo ligeramente troncocónico con dos plantas cubiertas por una vuelta en sus adentros, además de la plataforma superior. En la actualidad tiene una puerta en la planta baja y otra en el primer piso. Conserva todavía tres ménsulas que originalmente aguantaban un matacán, hoy en día desaparecido.

 

TORRE DE COMTE ó TORRE DÉN ROVIRA - San Jose de Sa Talaia - Ibiza - Eivissa

Conocida también como torre d'en Rovira, se encuentra situada en la punta del mismo nombre, en la parroquia de Sant Agustí des Vedrà. Dentro de las de su categoría es una torre de primera clase, por lo tanto de volumetría más grande que otros construidas contemporáneamente en las islas Pitiüses. La puerta original está sita al primer piso. Esta torre fue habilitada como vivienda hace años sin que fuera alterado excesivamente su aspecto externo. En la actualidad conserva las cuatro ménsulas del matacán. El diseño de esta torre fue realizado por el ingeniero Ballester alrededor del año 1756 y llevado a cabo el año 1763 por el también ingeniero García Martínez. Su construcción se realizó con el fin de proteger la costa ibicenca de poniente entre la iglesia de Sant Antoni y la torre des cap des Savinar. No consta que esta torre interviniera en ninguna acción defensiva destacada.

 

Itinerarios

El Gran Califa, Califina y el ideal imperio

En los años veinte y treinta, la Torre d´en Rovira perteneció al pintor catalán Evelio Torent, que la arregló y la convirtió en atracción turística

 

VICENTE VALERO | IBIZA  Cuando el ingeniero español García Martínez la construyó en 1763, se le dio el rimbombante nombre de Torre de la Punta de las Piedras de Cuenta, aunque al poco pasó a ser conocida como lo es hoy, es decir, como Torre d´en Rovira. A escasos doce metros sobre el nivel del mar, ubicada entre las muy concurridas playas de Compte y Cala Bassa, esta torre de defensa edificada en un pedregal plano –aunque para llegar a ella, a pie, se debe cruzar un pequeño bosque de pinos–, vigilaba con artillería la entrada de la bahía de Sant Antoni, pero sobre todo cuidaba de su vecina isla Conillera, donde era frecuente que desembarcaran sospechosos habituales de todo tipo y condición. Desde que, avanzado el siglo XIX, fue abandonada por el Estado, los sucesivos propietarios del terreno la han utilizado como vivienda y aún hoy continúa utilizándose como tal, lo que ha permitido su buena conservación.

Se da por hecho muchas veces que la Torre del Savinar, que vigilaba el otro gran islote de la zona, es Vedrà, es la que más historias ha conseguido atesorar, reales o ficticias, al menos desde que Blasco Ibáñez la convirtiera en escenario de su novela ´Los muertos mandan´ y la rebautizara con éxito como Torre del Pirata. Bueno, no se trata de una competición, claro, pero la Torre d´en Rovira puede presumir también de literatura y arte, como se demostrará a continuación.

Parque de los monumentos
Desde al menos 1923 –la primera referencia periodística aparece ese año– y hasta mediados de los años treinta, la Torre d´en Rovira perteneció a un pintor de Badalona llamado Evelio Torent Marsans, que pasaba en ella todos los veranos junto con su mujer, Consuelo Hernán. En poco tiempo, la pareja logró hacer de este lugar un estrambótico parque de atracciones, un divertido hogar y un museo al aire libre. Son numerosas las referencias periodísticas locales de la época en las que se describe a los protagonistas, así como el lugar y las actividades habituales. Y fueron también muchos los visitantes, ibicencos y forasteros, que acudieron en peregrinación.

Es Pallaret es el nombre de un pequeño islote que se encuentra enfrente de la torre, y muy pronto el ´hogar´ de los Torent pasó a ser conocido como el Califato d´es Pallaret y también como El ideal imperio d´es Pallaret. Don Evelio pasó a ser llamado el Gran Califa y doña Consuelo, Califina. No es difícil imaginar lo bien que se lo pasaba esta gente y lo mucho que se reía. Especialmente cuando llegaban las visitas. Porque, entonces, lo primero que hacía el quijotesco Gran Califa era izar una bandera, y después de un cordial recibimiento a los visitantes, les mostraba el lugar, el llamado Parque de los monumentos, creado por él mismo con las piedras de aquel erial, para finalmente, antes de despedirse, hacerles firmar en el libro de oro del Califato, que hoy valdría la pena buscar con tanta fe como se ha buscado el Códice Calixtino de la Catedral de Santiago.

Del Gran Califa escribe en Diario de Ibiza en enero de 1933 uno que pasó en verano por allí y dice de él que se trata de «un pintor humorista e irónico que tiene estudiado todo un protocolo para los que pasan cerca de la finca. Tiene una especie de parque con piedras y esculturas muy adecuado para escenificar el quinto acto del Tenorio». Cuando alguien se aproximaba, a pie, en barco, en bicicleta, en carro o más raramente en coche, «él iza la bandera rápidamente y ella saluda con las dos manos, y al entrar en la finca seréis condecorados y os rogarán después que firméis también en el libro de oro».

El parque pétreo ofrecía pequeños monumentos de muy diversos tipos, pero por otro visitante y cronista se sabe que llevaban nombres como, por ejemplo, ´Capitolio´, ´Circo romano´ –así que aspiraban no solo a ser califas, sino también emperadores– y ´Pila Milagrosa´. En este último monumento, las personas que visitaban por primera vez el lugar, recibían el bautismo.  

Había también, esculpidas en las piedras, máximas morales. Y el parque, organizado como una pequeña ciudad, tenía avenidas con nombres como Aníbal, del Califato o simplemente del Embarcadero. Había incluso un comedor para lagartijas: estos reptiles, a determinadas horas y al toque de una campana, como animales amaestrados, se hacinaban en torno a tomates y otras verduras que eran entregadas por la mano siempre generosa y califal, ante la perplejidad y la satisfacción de los visitantes.

El Ateneo, Ebusus y asociaciones de excursionistas (ibicencas y catalanas) organizaban excursiones al Califato todos los veranos. «A diario llegan hasta allí excursionistas de todas partes», confirma La Voz de Ibiza en septiembre de 1934. Y también: «no hay visitante que no aproveche su estancia corta o larga en San Antonio para llegar hasta el Pallaret a admirar sus bellezas y a saludar a sus distinguidos habitantes».

Bromista y «bastante filósofo»
De todos los artículos publicados en la prensa local sobre el ´ideal imperio´ destaca sin duda el firmado por el ilustre político Bartolomé de Roselló. Se trata de un divertido texto en el que, con agudo ingenio, da cuenta de su visita en julio de 1935 en compañía de los jóvenes del catalán Club d´Esports de Muntanya. Después de describir el lugar y a los estrafalarios propietarios, elogia el menú al que fue invitado, consistente en «arroz a la Torre Rovira» y «conejo a lo Pallaret».

Pero no vayan a creerse que, aunque todos se reían mucho allí con ellos, el Califa y Califina no eran merecedores de respeto y alabanza. Más allá de las bromas y de los disfraces con los que recibían a todo el mundo, Evelio Torent y Consuelo Hernán eran muy admirados y, al acabar el verano, cuando la pareja se disponía a regresar a Badalona, donde él era Catedrático de la Escuela de Pintura, se organizaba siempre en su honor, en la ciudad, una gran cena de homenaje con la presencia de algunos de los hombres más ilustres de la sociedad ibicenca.

Y es que puede que don Evelio y doña Consuelo fueran unos excelentes humoristas o que a ambos les faltara ya algún tornillo, pero cuando empezaron a venir por Ibiza, a principios de los años veinte, cercanos los dos a la cincuentena, ya habían vivido en París durante quince años, codeándose con los mejores pintores, y habían pasado también largas temporadas en Nueva York y en Roma. En todas estas ciudades había expuesto con más o menos éxito sus cuadros impresionistas Evelio Torent Marsans, un hombre que, según escribe otro de los cronistas locales que visitó el Califato, «era bajito y delgado, cara juvenil y muy expresiva, con una mirada clara que os descubre un carácter bondadoso y afable. Al tratarlo se adivina en él a un tipo originalísimo y personal. Es muy humorista y bastante filósofo».       Diario de Ibiza, 9 de Julio 2012

 

 

TORRE DES SAVINAR - Sant Josep de Sa Talaia - Ibiza - Eivissa

Situada sobre la punta de la Oliva (Cap des Jueu) en terrenos de la parroquia des Cubells, ante los islotes des Vedrà y des Vedranell, se levanta sobre un acantilado de más de 200 metros sobre el nivel del mar desde donde, en algunas ocasiones, pueden verse las costas de la península Ibérica.
Esta torre (también conocida como del Pirata, debido a la novela de Blasco Ibáñez 'Los muertos mandan', la trama de la cual acontece en este lugar), fue diseñada hacia el año 1756 por el ingeniero director del reino de Mallorca, Ballester, pero su construcción no quedaría finalizada hasta el 26 de octubre de 1763.
Consta de dos pisos, el primero está dividido en dos partes iguales: uno corresponde al frente marítimo, mientras que el otro está subdividido a la vez en dos mitades de diferentes medidas; de estas, una estaba destinada al polvorín y, la más grande, tiene una escalera adosada al muro que lleva a la planta superior.

TORRES DES CARREGADOR DE SA SAL - Sant Josep de Sa Talaia - Ibiza - Eivissa

Se encuentra situada al extremo sur de la playa d'en Bossa, en terrenos de la parroquia de Sant Francesc de s'Estany. Desde aquí se ve una bella panorámica con la isla de Formentera delante, a la izquierda toda la extensión de la playa (la más grande de la isla) y al fondo, la ciudad de Eivissa. Esta torre fue concebida para la protección y defensa de los cargadores de sal, de aquí viene su nombre. Construida el siglo XVI por la Universitat con ayuda real, se piensa que está situada encima de otra, quizás de origen árabe, que ya existía. Originalmente toda la planta baja era una única habitación con una puerta. El año 1762 se construyó, incorporándole un nuevo sistema de defensa que incluía un polvorín. Como el resto de torres de defensa consta de una planta baja y un primer piso al cual se sube por una escalera, la de esta tiene la particularidad de ser de tornillo con escalones de una única pieza de maragda. La puerta exterior era defendida por un matacán sostenido por cinco ménsulas, de las cuales se conservan tres casi completas. Esta torre tiene la particularidad que el cuarto principal tiene un hogar de fuego empotrado al muro y un armarito de pared.

TORRE D'EN VALLS o D'EN CAMPANITX - Sta. Eularia des Riu - Ibiza - Eivissa

Se trata de una torre de defensa costera para albergar artillería; se edificó durante la segunda mitad del siglo XVIII, concretamente el plano original lleva fecha de 1763. Al igual que las de Port de Balansat, Portinatx, Cap des Jueu, Torre d"en Rovira y las de Formentera: Torre de Punta Gavina, des Cap de Barberia, des Pi des Català y de Punta Prima; son fruto de un plan de defensa global de las islas gestado en el siglo XVIII. Este plan contaba con las ya existentes, o sea, la del Carregador de la Sal, la de Santa Eulària, la de Sant Antoni y la de Ses Portes, además de la del Espalmador, construida durante la primera mitad del siglo XVIII.
Las características de la Torre de Campanitx, y por extensión de todas las construidas en las islas durante esa época (excepto la de Espalmador), son las siguientes:
Planta baja. Se encuentra dividida en dos mitades, una de ellas maciza y la otra dividida a su vez en dos compartimientos: uno el polvorín, que cuenta en esta torre con dos respiraderos, el otro, el depósito de víveres en el que se encuentra la escalera adosada al muro que da acceso a la planta principal. En el trayecto de la escalera encontramos dos troneras. Más...

TORRE DE PORTINATX - Sant Joan de Labritja - Ibiza - Eivissa

Es muy similar en todas sus características a la Torre de Balansat o des Molar, puesto que fecha de la misma época. Ofrece un aspecto muy similar y también tenía como objetivo controlar la costa Norte de la isla, especialmente abrupta. Sus obras se dieron oficialmente por acabadas el día 26 de octubre de 1763. No recibió nunca, dotación de artillería y su función fue de observación y atalaya, con dos Torrers. Estuvo proyectada por el ingeniero Ballester, que era ingeniero director del Reino de Mallorca a mitad del siglo XVIII. También fue el autor de los proyectos de las torres des Cabeza de Berberia (Formentera), la des Puig des Savinar y la del Puerto de Balansat.

Se llega cogiendo la carretera que llega a s’Arenal Pequeño de Portinatx, y después de un recorrido de aproximadamente 1 Km. llegamos a la Torre, cercada de algunas edificaciones turísticas.

TORRE D'ES MOLAR - San Juan de Labritja - Ibiza - Eivissa

Esta torre, como el resto de la isla, forma parte de la red defensiva costera ideada por Calvi, como complemento a las murades de la ciudad. Sus obras se dieron oficialmente por acabadas el mismo día que las de la Torre del Judío, Cala d’Hort y la de Portinatx, el día 26 de octubre de 1763. Domina la parte norte de la isla. No recibió nunca su dotación de artillería, pero cuando se creó el cuerpo de Torrers, llegó a recibir dos funcionarios que la usaron como atalaya d’observación.

Si llega, desde el Puerto de Santo Miquel, por la carretera que va a Na Xamena y a 1 Km. desviándose por un camino a la derecha, o bien desde la playa del Puerto de Santo Miquel, por un caminito que trascurre al borde la costa.

TORRE DE DEFENSA DEL ESPALMADOR - Formentera -

A veces recibe el nombre de Guardiola porque se halla situada en la Guardiola, que es la parte más alta de la isla del Espalmador, casi unida a la de Formentera.Presenta una cota de 24 metros.
El entorno en el que se halla es pedregoso.
Su situación estratégica es muy importante pues le permite controlar el paso entre Ibiza y Formentera.
Con el fuego de la Torre de Ses Portes impediría

Es una fortaleza troncocónica con dos pisis y plataforma.
Su parapeto presenta la posibilidad de 5 cañoneras y dispone de 6 merlones.
La fábrica es de mampostería.
Todos los vanos son de sillería.
Para acceder a la cámara principal se subre por una escalera pegada a la pared.
La salida a la plataforma se realiza a través de una garita circular con la cubierta de tipo ojival.
La planta baja presenta dos respiraderos pues e n la torre existía un polvorín; además existe una tronera para la ventilación y otra abertura en la escalera de acceso al piso superior.
La torre al bandonarse fue modificada abriendose un apuerta en la parte baja.
Un aparte de la escalera y de la garita están en estado de ruina. el paso de cualquier navio entre ambas islas. La isla del
espalmador ha sido muy empleada por los piratas pues conseguían desde ella una
buena defensa y abundancia de agua para sus provisiones.
Se dice que
Barbarroja estuvo en el Espalmador el 2 de Agosto de 1588 con 22 navios e
incluso destrozó una torre presente en la isla.
200 años antes de que se
construyera la actual torre ya existía otra porque Espalmador poseía una
importancia estratégica de primer orden.
Disponía de artillería ya desde
finalizar su construcción. Presentaba tres cañones.



 

 

 

 

 

 

Libro de visitas

Todavía no hay comentarios.
Introduce el código.
* Campos obligatorios