Familiar cala de pescadores de reducidas dimensiones donde predominan las casetas de varadero. Cerrada y muy protegida de vientos y oleaje, es un lugar muy frecuentado por los ibicencos que gustan de pasar allí los dias de fiesta soleados, bañandose entre amigos y familiares en sus cristalinas aguas. Puede completar la excursión visitando los restos del cercano Poblado Fenicio de sa Caleta, del siglo VII a.C. y declarado Patrimonio de la Humanidad.



Dimensiones: 180 m. de longitud y m. de anchura
Orientación: Sureste.
Composición (sustrato): Rocas.

Fondo marino: Rocoso.

Entorno: Natural

Localización: a 9 Km. de Sant Josep





 

 

 

 

 

 

POBLADO FENICIO DE

SA CALETA

Sa Caleta es el nombre popular de un puerto con casetas varaderos para pequeñas barcas de pesca, ubicado sobre la costa sur-suroeste de Eivissa, entre el extremo noroeste de la amplia playa de es Codolar y el Puig des Jondal. En la península de sa Caleta, fenicios procedentes, con toda seguridad, de la península ibérica, se instalaron de forma progresiva, desde el siglo VIII a.C. hasta convertir todo el espacio aprovechable en una gran núcleo urbano a lo largo del siglo VII a.C.

El asentamiento de sa Caleta ofrece hoy uno de los más sugestivos esquemas en lo referente a la tipología de las casas fenícias occidentales arcaicas que, hoy por hoy se conocen. Se trata de un sistema de yuxtaposición de elementos, según necesidades, y sin atender a una planta prefijada, sin orden, como si el espacio se hubiera repartido entre los colonizadores.
Como elementos comunales hay que destacar los grandes hornos, probablemente para cocer pan y molinos de piedra arenosa, puede que para moler el grano. Aparece la cerámica a torno en diferentes formas, como ánforas, jarras y jarros, platos, lucernas, junto a otros utensilios de bronce para cocinar. También se localizan otros elementos como anzuelos de bronce, prueba de las actividades pesqueras, y piezas de telar, testimonio de la elaboración de tejidos.
Es sin duda la metalurgia la actividad que ocupa el lugar más relevante dentro de las actividades económicas de los fenicios de sa Caleta. Restos de mineral de galena argentífera han sido hallados, que se fundía en el propio poblado para obtener plomo, pero también hay indicios de su transformación para la extracción de plata. También se ha constatado la metalurgia del hierro, que era tratado en hornos específicos. El mineral, sobre todo la galena, es probable que fuera obtenido por los mismos fenicios en la costa del levante peninsular y de las costas catalanas, donde lo intercambiaban por productos como vino, aceite y otros elementos económicos. Uno de los elementos de la economía de los fenicios, era la explotación de sal, el poblado está muy cercano a las importantes salinas naturales de Ibiza.

Sobre el año 600 a.C.. abandonaron sa Caleta de manera definitiva, y se instalaron en la bahía de Ibiza, donde fundaron la ciudad de Ibiza, un lugar que respondía mejor a las expectativas de organización i crecimiento.
La declaración de Patrimonio de la Humanidad de sa Caleta, refleja la gran importancia del poblado como predecesor de la ciudad actual, su gran significado histórico.
Con el establecimiento de sa Caleta las Pitiüses entraron en la historia y en la modernidad. Los fenicios trajeron a las islas conceptos nuevos y desconocidos, como la urbanística, la cerámica a torno, la metalurgia del hierro y la escritura, entre otros.

Sa Caleta
Sant Josep de sa Talaia

Libro de visitas

Todavía no hay comentarios.
Introduce el código.
* Campos obligatorios