Sant Antoni, 15 de Diciembre de 2013

Jornada solidaria con las familias de niños enfermos que tienen que desplazarse a Palma

REDACCIÓN | IBIZA La carpa del Passeig de ses Fonts de Sant Antoni acogió ayer una jornada solidaria organizada por quinto año consecutivo por la Asociación de Niños con Cáncer de Balears (Aspanob), que sirvió para recaudar fondos para las familias de los afectados por esta u otras enfermedades y que tienen que pagar de su bolsillo los desplazamientos a Palma para asistir a los tratamientos médicos. El dinero se empleará también para mantener los pisos de acogida de la asociación.

La fiesta empezó muy pronto, con una chocolatada, continuó con un mercado de segunda mano y con juegos para niños y mayores. La Asociación Espurna organizó talleres infantiles y de animación, actuó la Escuela de baile de Àngela Custodia y hubo una exhibición de baile de Lola Pachón, acompañada de vecinos y majores de Cala de Bou, todo amenizado por Party Planet.

Después de la torrada y de los sorteos estaban previstas las actuaciones de Verónica San Juan, de la escuela de baile de Tutty Alcazar, de Rocío Solana y sus alumnos, del Coro Rociero de Sant Antoni y de Miguel Ángel Silva.

 

Solidaridad a prueba de bomba

Ibiza, 15 de Diciembre de 2013                                                Sexta edición

Solidaridad a prueba de bomba

Pachá se llena hasta los topes en la sexta fiesta benéfica de Apneef y la Plataforma Sociosanitaria

El éxito absoluto de la fiesta solidaria navideña a beneficio de la Plataforma Sociosanitaria y Apneef sorprendió a los propios organizadores

LAURA FERRER ARAMBARRI | IBIZA  La cola que se formó ayer por la tarde a las puertas de la discoteca Pachá de Vila solo se ve esas noches en las que David Guetta se pone al frente de los platos de la pista central. Centenares de personas, la mayor parte familias, acudieron ayer a la llamada de la Plataforma Sociosanitaria y Apneef en la sexta edición de su fiesta solidaria. Un éxito apabullante que tenía de los nervios a los organizadores, temerosos de que la fiesta se desbordase. «Sin duda hay mucha más gente que otros años», comentaba Alba Pau, una de la promotoras y organizadores del evento. Tanto ella como sus compañeros de Apneef estaban ayer «emocionados» al comprobar cómo la solidaridad de los ibicencos se mantiene a prueba de crisis.......

 


 

Decenas de voluntarios hicieron que la fiestas tuviese ese gran éxito

Ibiza, 16 Dic. 2012

Solidaridad

El gran bazar contra el cáncer

La asistencia de público a la fiesta solidaria de la Asociación Ibiza y Formentera contra el Cáncer supera todas las previsiones.

 Ibiza acogió ayer dos fiestas solidarias, una en Vila y otra en Sant Antoni, para ayudar a los enfermos de cáncer y sus familias. AIFCC y Aspanob lograron movilizar a los ciudadanos que, a través de una rifa, comprando un pastel o llevándose a casa un juguete de segunda mano, contribuyeron a sufragar los gastos de ambas organizaciones que atienden decenas de casos cada año en las Pitiusas.

LAURA FERRER ARAMBARRI | IBIZA    ­Ni los organizadores de la gran fiesta solidaria de la Asociación Ibiza y Formentera contra el Cáncer podían imaginar el éxito de la convocatoria, que literalmente colapsó los accesos al Recinto Ferial en momentos concretos de la jornada. Más de 1.500 personas habían entrado al recinto solo hasta mediodía de ayer y la mayoría de ellos salían con bolsas de libros y discos de segunda mano, dulces o juguetes que habían adquirido en alguno de los puestos instalados o bien les había tocado en alguna rifa.

Decenas de voluntarios, todos ellos ataviados con la característica camiseta roja de la asociación, se ocuparon de los puestos desde las 12 de la mañana hasta las 21 horas sin perder la sonrisa y el buen humor......

 

 

 

 

 

 

 

Gran cantidad de colaboradores ayudando a que las fiestas vayan cada vez mejor

Ibiza, 12 Dic. 2010

Un maratón navideño contra el cáncer

La asociación Ibiza y Formentera contra el Cáncer reúne a centenares de personas en la jornada de recaudación organizada en el recinto ferial

Un puesto donde tomar café a un euro, otro con ´muffins´, ´coques´ y tostadas de pan con sobrasada para los hambrientos, fotos con Papá Noel, venta de flores… No escasean las ideas para luchar contra la enfermedad.

 

IBIZA | RAQUEL SÁNCHEZ   No había tanta gente como en algunos de los conciertos que alberga el recinto ferial, pero había más que en muchas ferias comerciales. La Asociación Ibiza y Formentera contra el Cáncer celebró ayer en este escenario su gran fiesta navideña para recaudar fondos y logró una estupenda acogida. La estrategia de este colectivo para atraer público es efectiva y casi infalible: solo con la cantidad de niños que participaban en el programa de actuaciones, sus padres y hermanos, los voluntarios, las empresas que habían colaborado regalando productos para rifas y subastas y los ciudadanos de espíritu altruista, el éxito estaba garantizado.

Con la actuación de Party Planet y su llamativo zancudo comenzó un programa de actuaciones que se alargó más allá de las nueve de la noche y que incluyó exhibiciones de perros, un coro de gospel, entregas de premios, subastas, los bailes de Estudi Capricorn, el Ballet español Zambra o la Escuela de Tuty Alcázar e incluso un especial ´This is Michael´. Del aluvión de jóvenes artistas que debía subir al escenario instalado en el interior del recinto ferial, los primeros fueron los deportistas del Club Gimnàstic Puig des Molins. Las chicas de este club interpretaron diferentes coreografías haciendo gala de una extraordinaria flexibilidad y de un trabajado sentido del ritmo. Decididas raperas, pequeños duendes y piratas del Caribe centraron la atención de centenares de personas, mientras otros visitantes escudriñaban en los distintos puestos.

Los miembros de la organización, además de sortear regalos cada hora entre todos los que habían pagado los dos euros que costaba la entrada, habilitaron estands para recoger dinero mediante juegos como la pesca de patitos de goma o el lanzamiento de anillas. Pero los lugares más visitados eran aquellos que ofrecían ropa, calzado y libros de segunda mano en buen estado y a precios irresistibles.

Dibujos contra la enfermedad

Desde septiembre, la empresa de espectáculos Còmica ha puesto en escena una obra que habla sobre el cáncer en una veintena de colegios pitiusos. Los niños plasmaron lo aprendido en un dibujo y los ganadores recogieron ayer su premio.

Diario de Ibiza, 13 de Diciembre de 2010

 

 

 

 

Papá Noel adelantó su visita este año para estar con los niños en la Feria Contra el Cáncer / Moisés Copa

Ibiza, 14 Dic. 2008

LA CRÓNICA

El `shopping´ más concienciado del año

Chaquetas usadas y nuevas, mallas, juegos, libros (seis por un euro), cachivaches de todo tipo y ganas de pasárselo bien es todo lo que hacía falta en el Recinto Ferial este domingo para ayudar a combatir el cáncer por unos pocos euros. Los organizadores, Ibiza y Formentera Contra el Cáncer, pensaron en actividades par a niños, padres, abuelos y hasta perros, con y sin pedigrí, porque la solidaridad es cosa de todos.

EIVISSA | ALBERTO FERRER    Joanna y su hija acarrean un ventilador cada una; ella lleva, además, dos bolsas de plástico hasta los topes de libros, revistas y algún trapo, mientras que su hija sólo lleva una y un póster de algún tipo que se ha colocado bajo el brazo: «En dos minutos diez euros», comenta la madre, divertida y ajetreada, «vamos a descargar al coche y volvemos enseguida». La solidaridad no tiene precio, y puede ser divertida. Como ellas, miles de ibicencos se animaron a acercarse ayer al Recinto Ferial para colaborar con la Feria Contra el Cáncer que organiza la Aifcc. 

El comprador medio podrá disentir del criterio estético del fabricante que diseñó alguno de los (espantosos) candelabros eléctricos que exhibía un estand próximo a la entrada del Recinto Ferial, pero qué más se puede pedir por 70 céntimos. En el puesto de enfrente, la encargada regatea consigo misma mientras una pareja de ingleses de avanzada edad todavía no se deciden: «un euro, ¡bah! 50 céntimos; 30, ¡eso!, 30 céntimos». La pareja se mira entre ella, decidiendo si es un buen precio para una caja de cerámica decorada para dosificar los kleenex.
Toda la feria es una oda al caos de mercadillo, hecho de retales y saldos, en el que lo importante es alternar e intercambiar algunos céntimos. Afables sajones, tocados con gorro navideño, se esfuerzan por explicarle a la concurrencia cómo se juega a los dados o a `matar la rata´. Brian y Brenda llevan toda la vida acudiendo, porque «no hay nada mejor que ayudar a los demás, ¿no es cierto?», pregunta él, antes de intentar demostrar que no es imposible darle a la rata: Se tira la rata -de peluche- por un tubo verde y hay que calcular cuánto tardará en caer por el otro extremo para golpearla-. «Es increíble pero los niños lo consiguen, hoy han ganado dos».
Un grupo de señoras ibicencas se afanan en preparar los bocadillos que salen en tromba por la barra central del mercadillo contra el cáncer. En una esquina, otro grupo de ellas va sacando orelletes y pastas tradicionales de la isla para competir con la repostería británica, representada por un amplio muestrario en otro de los puestos.
También hay artículos nuevos, como en la tienda `Todo nuevo´, o en el rincón de la subasta escrita: «Te inscribes en el artículo que te interesa y pones el precio, si es el más alto te lo llevas», la diferencia es que uno puede pujar, darse una vuelta y volver para ver si alguien a superado su oferta.
En la carpa, Hans escribe sin descanso. «Ya llevamos 30 perros inscritos» en el concurso de belleza. Hasta el `mil leches´ más humilde puede competir por un lote de productos de alimentación -canina- a cambio de una módica cuota. «Siempre tiene mucho éxito», comenta este alemán, que regala a cada inscrito una golosa galleta. Hay tres categorías, una reservada «a los vagabundos», aunque para Hans «lo más bonito son siempre los niños con sus mascotas», da igual si tienen o no pedigrí. Gisela no tiene ni idea «de qué premio dan», aunque ha inscrito a Pincho, un pequeño maltés blanco. Ella se ha traído a toda la familia y uno de sus hijos se ha escapado con un shar-pei que tienen: «Hemos venido a que los niños vean el ambiente que hay», comentaba.

Media hora después de abrir puertas, los aparcamientos del recinto ya estaban abarrotados. Además de comprar, también se podía ver -con una larga programación de actuaciones de música, payasos, baile o magia- y tocar, porque Papá Noel se adelantó al calendario para recoger los deseos de los niños para sus regalos de Navidad.

Diario de Ibiza, 15 de Diciembre de 2008

 

 

 

 

 

Libro de visitas

Todavía no hay comentarios.
Introduce el código.
* Campos obligatorios
Por favor, tenga en cuenta que el contenido de este formulario no está encriptado